NORMAS DEL FAMILIAR Y ACOMPAÑANTE
  1. Durante el tiempo de entrenamiento o partido no se debe hablar con los jugadores.

  2. Nunca acercarse o hablar al banquillo durante el entreno o partido.

  3. Máximo compromiso con el equipo.

  4. Está totalmente prohibido la falta de respeto a entrenadores, jugadores y árbitros. Se debe cuidar al máximo la imagen que los padres/madres puedan dar a sus hijos y en consecuencia la del Club de Baloncesto VILLA DE ARANJUEZ.

NO DIRIGIRSE NUNCA A LOS ÁRBITROS Y/O CONTRARIOS EN TONO SOEZ O DESPECTIVO, Y MUCHO MENOS INSULTAR.

El no cumplir esta norma, puede ser motivo para invitar a abandonar el pabellón a quien la incumpla.

  1. En los campos que no tengan gradas, los espectadores tendrán que colocarse enfrente de la zona de banquillos, en el lado contrario del campo. En los campos donde exista grada, se ubicarán en ella y nunca a pie de pista.

  2. No hablar con el entrenador, ni durante el partido ni durante un entreno. En caso de necesitar hablar con el entrenador os vamos a pedir que contactéis con él para que os cite en una reunión y se vean los temas que consideréis de manera calmada.

  3. Al animar durante los partidos, hacerlo de manera colectiva al equipo, y NO DIRIGIR LOS PARTIDOS, eso es tarea del entrenador. Los padres y acompañantes NO SON ENTRENADORES, hay veces que se crea confusión a los jugadores con instrucciones desde la grada que contradicen a lo que les pide el entrenador o su propia iniciativa.

  4. Nunca increpar a la afición o equipo contrario bajo ningún concepto, esas cosas se las transmitimos a los jugadores y les incitamos a la violencia.

  5. Ante cualquier situación con la que no se esté de acuerdo, o pueda incitar a la discordia con el entrenador y/o el club, estamos a vuestra disposición para atenderos. Primero el entrenador, luego el Director Técnico y finalmente la Junta Directiva.

Seamos conscientes de las dificultades que lleva un club que está creciendo como este y cuando surjan problemas, lo mejor es hablarlo e intentar solucionarlo lo antes posible.

  1. Este club necesita la colaboración de todos, por eso, si crees que podéis aportar algo, os animamos a que colaboréis en la gestión del Club, organización de eventos, aportando ideas...este Club es de todos y entre todos tenemos que seguir haciéndolo crecer.

 

PAPÁ/MAMÁ TENLO EN CUENTA:

  1. No insistas en ser mi ENTRENADOR, ya tengo uno al que debo respetar. Cuando me das instrucciones desde la grada, me haces dudar porque el entrenador me dice otras.

  2. Me gusta que me veas jugar y entrenar, pero solo eso, que me veas.

  3. Tus consejos son siempre buenos, pero a veces se refieren a tu niñez o a tu experiencia, los buenos consejos se observan y yo lo hago continuamente, sé un buen ejemplo.

  4. Cuando gane, felicítame, pero cuando pierda, también. Seguramente el esfuerzo haya sido el mismo, y es por eso por lo que necesito tu apoyo, por esforzarme.

  5. No te desesperes por mis derrotas, y menos aún te sientas abatido por el dolor que me produce perder un partido, ese dolor por la derrota solo me dura un instante y después ni me acuerdo por el placer que me produce jugar al baloncesto con mis amigos.

  6. No me obligues a darlo todo siempre, yo también tengo malos días, y momentos que necesito que me escuchen. Preocúpate por el porqué y no tanto por el cómo he entrenado y/o jugado.

  7. El deporte que tú practicaste en tu niñez no tiene nada que ver con el que yo hago, ni yo soy igual que tú. No me obligues a ser como tú fuiste o no pudiste ser.

  8. No me avergüences insultando o gritando desde la grada, yo también quiero estar orgulloso de mis padres. Cuando tú gritas, yo me altero y me dan ganas de hacerlo también.

  9. Cuando veas a un espectador recriminarme algo, no hagas lo mismo, la violencia incita a la violencia y yo solo quiero jugar al baloncesto.

  10. Si quieres decirle algo al entrenador, hazlo desde el respeto y cuando haya acabado el entrenamiento o partido, yo estoy pendiente de lo que haces y me gusta verte tranquilo.

  11. No midas mi progreso por los puntos que meto, hazlo por lo que aprendo, lo que me divierto y por las ganas que tengo de entrenar y jugar. Si empiezo a poner excusas para no asistir, algo va mal, pregúntame, porque seguramente algo no va bien y necesito tu ayuda.

  12. Cuando el entrenador no me saque mucho, pregunta el porqué, él estará deseando hablar contigo. Mi entrenador, como tú, quiere lo mejor para mí. Y a pesar de todo, también se puede equivocar.

Papá/mamá, gracias por darme la oportunidad de jugar al basket y divertirme con mis amigos, cuando sea mayor recordaré estos años con alegría, disfruta tanto como lo hago yo.